viernes, 15 de junio de 2007

Reconocer que no tengo ni idea...

Delirios cercanos al fin de semana: "Observación de Von Neumann"

Uno de los sabios profesores de mi facultad (si no recuerdo mal era el Sr. Sales) decía que en caso de duda ante el autor, precursor de cualquier tecnología o descubrimiento actual, lo atribuyéramos al Sr. Von Neumann con una probabilidad de certeza del 90%...

Hoy ha aparecido la siguiente frase atribuida a este señor en mi calendario:

"En matemáticas uno no entiende las cosas, sino que se acostrumbra a
ellas"


Desde pequeñito me han gustado lo que habitualmente se clasifica como ciencias exactas, en parte por que es una de las cosas que mejor llevaba, lo que no implica que me se dieran bien. Este conocimiento ofrecía una precisión que no se puede obtener en ningún otro ámbito de esta vida, siempre había un método para superar los problemas y se podía obtener una conclusión lógica sobre los resultados, hasta podías llegar a controlar los posibles sucesos!!!...

También es cierto que cuando el tema se va ampliando, se pierde una parte de este razonamiento. Pero todavía es más válido y útil que saber "¿Qué narices nos quiere decir el poeta con el color verde de los dientes de su amada?". Si esto fuera un problema lógico podríamos decir que existe un motivo X perteneciente al los problemas dentales de su amada>=0 que ... y llegaríamos a un momento en que podríamos aplicar una hipótesis que mediante demostraciones nos llevarían a una verdad válida.

Yo me conformaba con la existencia de esa parte teórica de control sobre el mundo que me rodeaba, ya que fuera de él se podría aplicar la frase "No me entero de lo que pasa...". Pero con los años, las cosas sucedían cada vez más de forma más complicada y no comprendía los motivos si no eran evidentes, únicamente convertías los motivos en una incógnita y la sumabas a la gran ecuación, sin encontrar una solución al sistema.

Con el tiempo esto se convierte en el modusoperandis para todo, hasta en tu conocimiento. Introduces conceptos como el error aproximado para justificar que verdaderamente no comprendes algo que ha pasado, lo aceptas y te acostumbras a que ese desconocimiento te perseguirá para el resto de tu vida. Así que, por lo que veo hasta los genios no consiguen huir de ese error "desconocido" que nos rodea y que impide que convirtamos nuestras vidas en una simple ecuación.

En resumen, que al final será cierta la frase de: - "Aquí no se entera ni dios de la película..." hasta para las grandes cabezas pensantes. Otro pequeño consuelo de tontos con el gran mal de todos...

2 comentarios:

Solusan dijo...

brillante ;)

sharek dijo...

Y delirante también... sin duda, y quizá un poco largo, pero me ha gustado

 
AVISO:Cualquier imagen de procedencia externa se retirará a petición de sus propietarios.